martes, 31 de mayo de 2011

Escribir




Supongo que ya serán pocos los escritores que las usen.
Ahora las máquinas de escribir se han convertido en artículos decorativos. Pero, ¿a qué son bonitas?










2 comentarios:

Virginia dijo...

Se han convertido en un objeto nostálgico. Me gustaría tener una en casa, en plan decorativo, pero las antiguas son tan caras...
Sería preciosa una en un color pastel, como en las dos últimas fotos que has puesto.

miriabad dijo...

Son lindas, pero ¡cómo odiaba yo cada "a" que escribías con la máquina! No había manera de que quedase bien y el meñique se quedaba arrugado. Eso sí, con aquellas prácticas, escribir en el ordenador ¡con todos los dedos! está chupado... ;-)